Cómo identificar al cliente ideal para aplicaciones y servicios de software

Cliente ideal para aplicaciones y servicios de software

Conoce las claves para definir a tu cliente ideal

Cada sector en el mercado tiene su cliente ideal, y dentro del mismo sector las empresas también deben apuntar a clientes ideales específicos. Si tienes una empresa de aplicaciones y servicios de software no tienes por qué apuntar al tipo de clientes que otras empresas similares se dirigen.

La importancia del cliente ideal para una empresa radica en que si lo tiene definido sus acciones de marketing estarán dirigidas más específicamente y por lo tanto aumentan las posibilidades de éxito en el logro de los objetivos.

Por eso siempre recomiendo a todas las empresas a que delimiten a detalle cómo es su cliente ideal.

Pero antes de avanzar definamos bien qué es un cliente ideal. Es la descripción del conjunto de características demográficas, psicográficas, estilo de vida, los hobbies, las conductas, y todo tipo de información que son rasgos esenciales del cliente que le aporta valor a una empresa.

En este sentido un cliente ideal es aquel que se beneficia completamente de tu empresa y que al hacerlo le aporta valor porque compra y recomienda a la empresa.

Cuando defines a tu cliente ideal y lo identificas saber cómo hablarle, qué ofrecerle, cuál es el dolor o urgencia que necesita soluciones y conviertes tus aplicaciones y software en la gran solución a sus problemas. Esto significa que tus ventas se incrementan porque tu producto o servicio se convierte en un gancho irresistible para tu cliente ideal.

A continuación te explicaré cómo podrás identificar al cliente ideal para tu empresa de aplicaciones y servicios de software, pero antes te hablaré brevemente de algunos tipos de clientes que puedes encontrar y tú escogerás cuál es el más ideal para tu empresa de aplicaciones y servicios de software.

El cliente que busca gangas

Este primer tipo de clientes es el que solo compra cuando hay una ganga, así que no se interesa tanto en el producto o servicio sino en la ganga, en el descuento. Este cliente jamás será recurrente ni fiel.

Además este cliente siempre te pedirá descuentos, te regateará tus costos porque jamás estará conforme con los precios que colocas a tus aplicaciones o servicios de software.

El cliente todo gratis

Este es peor que el anterior, porque este te desgastará. Buscará siempre la forma de que le dejes gratis tu trabajo o producto. O por lo menos le regales siempre algo adicional. Así que te hará repetir los procesos, te dirá que no está conforme y te hará hacer los mil y un malabares para intentar que le digas que deje todo así y pueda irse sin pagar nada.

Es un cliente que jamás querrás tener.

El cliente resultado

Este es el tipo de clientes que quiere resultados. No se conforma con aplicaciones o servicios de software mediocres o que sean solo estéticamente funcionales. Quiere resultados, así que esa debe ser tu promesa y tendrás que cumplirle.

El cliente valor

Es un cliente que también quiere resultados a precios justos. Así que identifica el valor de los servicios o aplicaciones y está dispuesto a pagar por ellos si encuentra que los resultados que busca los puede obtener con ellos. En mi concepto, siempre debes buscar un cliente ideal que logre esa identidad real con el valor que tu solución ofrece.

Ahora bien, tomando en cuenta estos cuatro tipos de clientes y escogiendo cuál es el más ideal, la siguiente pregunta es ¿cómo se puede definir el cliente ideal exacto para tu empresa de aplicaciones y servicios de software?

Datos demográficos de tu cliente ideal

Lo primero es tener claro los datos demográficos, para ello necesitas definir el género de tu cliente ideal, si es hombre o mujer o si tu cliente ideal es de cualquiera de estos dos géneros.
De igual forma debes definir la edad, dónde se ubica geográficamente, cuál es su nivel de educación y su nivel de ingreso. También es importante que definas en qué tipo de empresa o en qué industria trabaja.
En cuanto definas estas características sabrás cómo es tu cliente ideal demográficamente.

Preferencias y hábitos de tu cliente ideal

En segundo lugar debes identificar cuáles son los intereses de tu cliente ideal, en qué pasatiempos invierte su tiempo libre, qué pasiones tiene, qué tipo de blogs, revistas y libros lee. Cuáles son los asuntos sociales que afectan directa o indirectamente a tu cliente ideal, si le gusta viajar y hacia dónde y qué hace sus días libres de trabajo.
Al reunir esta información, entonces ya habrás dado el segundo paso para definir el cliente ideal de tu empresa de aplicaciones y servicios de software.

Los hábitos sociales

El tercer rasgo que debes definir está relacionado con los hábitos sociales. Debes definir qué redes sociales utiliza y con qué frecuencia. También si le gusta utilizar correos electrónicos y por medio de qué canales o redes sociales comparte informaciones a sus amistades y colegas.

Rasgos psicológicos

Este rasgo es sumamente importante ya que nos permite predecir el comportamiento de tu cliente ideal. Si quieres que tu empresa de aplicaciones o servicios de software tenga mayor efectividad en sus estrategias de captación y fidelización de sus clientes, entonces descubre cuál es la necesidad o el principal interés en la vida del tipo de cliente que quieres que se interese en tu empresa TI.
De igual forma descubre sus preocupaciones y dolores, sus miedos y frustraciones, sus deseos y ambiciones y si estás satisfecho con su trabajo. Si le gusta su vida, cuáles son sus valores, sus objetivos y cómo se sentiría si compra una de tus aplicaciones o si contrata tus servicios de software.

Si logras definir bien estas características que te he mencionado lograrás definir perfectamente el cliente ideal para tu empresa y de esa forma tendrás mejores resultados.

El cliente ideal es sumamente importante, sin esta base no podrás avanzar eficazmente con tu empresa. Por eso te invito a aplicar esta información a tu empresa, definir tu cliente ideal paso a paso tomando en cuenta todo lo que te he explicado pues estas son las claves para definilo.

Deja un comentario